Llega ese día en que él o ella, se plantean escapar de la rutina y surge la propuesta de salir de viaje, la cual consideramos que es una de las mejores maneras de conocer a tu pareja. Ya sea por un día o varios, un viaje largo o un viaje corto. Comienza la expectativa de vivir una nueva experiencia junto a alguien que quizá poco conoces, o junto a alguien que quizá conoces mucho pero con quien nunca te has atrevido a salir de tu zona local, tu zona de confort.

Empezamos a decidir a donde ir, a tocar esos temas de dinero que a veces no resultan tan cómodos. Comenzamos a planear, a soñar, a ejecutar y poco a poco a llevar todo lo planteado a la realidad. Cuando decidimos compartir un viaje con nuestra pareja, se empieza a formar un nuevo tipo de vínculo en el que cada uno va mostrando un poco más de su personalidad. Va mostrando un poco más de lo que es, de lo que espera y de que tan abierto o abierta está al riesgo, a lo nuevo, a lo desconocido.

Al viajar con tu pareja te expondrás a varias situaciones: puedes encontrar que el tema de negociar y ponerse de acuerdo no es tan sencillo, puedes darte cuenta que los gustos de ambos quizá son muy lejanos, puedes ver que las ideas y la creatividad empiezan a surgir, puedes experimentar cierta molestia al no encontrar puntos intermedios de conciliación. En fin, al decidir dar este paso juntos, se darán cuenta si realmente hacen un buen equipo, si realmente son más compañeros que amantes. Porque ciertamente ser amante es muy fácil, pero poder ser un equipo que vaya de la mano a pesar de las diferencias, eso es lo realmente arduo.

Cuando nosotros empezamos a viajar, nos dimos cuenta de que nuestras percepciones del viaje eran un poco diferentes. Por un lado Ricardo es una persona que no le da miedo casi nada y que se lanza al riesgo sin pensarlo mucho, Natalia por otro lado es una mujer un poco más conservadora y calculadora. Esto hizo que empezara un tira y afloje entre nosotros que resultó ser muy positivo. Aprendimos que la negociación es parte vital de planear y ejecutar un viaje con tu pareja, aprendimos que cada uno desde su perspectiva, aportó conocimiento y nuevas maneras de ver las cosas.

Desde que empezamos a viajar nuestro crecimiento como pareja y como personas ha sido increíble. Nos hemos dado cuenta de lo que significa trabajar por un objetivo en común y también hemos descubierto que podemos ser un equipo, que podemos ser amigos, amantes y viajeros a la vez.

Si quieres conocer una faceta diferente de tu pareja, nuestro consejo sin duda es: ¡VIAJEN JUNTOS!. Puede que se den cuenta del gran equipo que hacen o por el contrario puede que aterricen a la realidad y vean que quizá son un desastre soportándose el uno al otro.

Sea lo que sea que ocurra, el resultado será aprendizaje. Y este conocimiento de los dos desde una nueva perspectiva, les dirá si van por buen camino o si por el contrario deben ajustar las velas para continuar.

…¿Se arriesgan a conocer el otro lado de su relación?…

Nos encantaría leer sus experiencias y comentarios al respecto.

Categorías: Historia

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *